Siempre que tengo un problema, llamo a Rosenberg y Rodríguez. Es la manera más fácil de librarme de preocupaciones. Es como recibir consejos de la familia.